Music Curator

Hace más de una década que llevo desarrollando atmósferas musicales únicas y a media para el galardonado Hotel Only You de Madrid, Renaissance Hotel Pau Claris de Barcelona, Ikibana Sarrià, Vellisima Barcelona, Carpe Diem CDLC Restaurant, El Vivero Beach Club,  U.E.F.A Champions Club FC Barcelona, Restaurante Cinco Jotas Madrid, Quinto Quinta y Mil Gritos de Osborne. Para la prestigiosa tienda de cocinas de alto standing Chef D´oeuvre, las pastelerías del maestro repostero Escribá, e incluso para las mágicas puestas de sol en Café del Mar de Ibiza.

Soy el ACTUAL MUSIC CURATOR de los Restaurantes en El Cairo (Egipto) Lexies, Kazoku & Sachí, empresa Baky Hospitallity del magnate Egipcio Ayman Baky.

 

MUSIC CURATOR de la importante cadena de comida asiática UDON

Cuento con un know how musical de más de cinco décadas que han permitido mi adaptación a cada uno de los espacios para darle esa exclusividad e identidad musical personalizada. Cada uno de los espacios a los cuales creo esa atmósfera musical son estudiados en todos los aspectos: actividad, público al que se dirigen, producto que ofrecen, ubicación, diseño…

Un Music Curator crea una banda sonora para una marca, para un lugar. Es como tener tu lista de reproducción de Spotify perfecta, pero él no es un algoritmo, conoce los estados de ánimo y los momentos del día, todo el tiempo.

¿Qué se pregunta un DJ/Music Curator cuando ve los espacios que tiene que musicalizar?.

No se trata sólo de trabajar en eventos sino que también puedes orientarte a las marcas. Las marcas (una marca puede ser un espacio como un hotel, un restaurante, una tienda, una oficina, un pool club, un beach club…) necesitan música todo el tiempo, no sólo para sus eventos. Un hotel tiene que pensar en los diferentes elementos de su espacio y para qué se utilizan, así como en su clientes.

El DJ/Music Curator no se limita a curar musicalmente, sino que también crea una experiencia, una atmósfera, una cultura. Adapta la música a una marca mezclando la investigación con base científica, la investigación de mercado, la investigación de marca, las entrevistas con los clientes, la comprensión del estilo de vida y las tendencias musicales, el conocimiento de la música y el saber cómo sonará la música en un entorno específico con personas específicas. Ah, y tener un buen filtro para saber qué música funciona y cuál no.

Entonces nace una lista de reproducción, que se puede convertir en sesión armónicamente bien mezclada. Estos bloques musicales pertenecen a la marca, representa la marca, respira la marca. Y puede compartirse y disfrutarse infinitamente.

El DJ/Music Curator debe tener un exquisito gusto y un inigualable olfato para incluir en sus selecciones algunos de los temas más bellos editados durante los últimos años. A esto hay que sumarle el talento para enlazarlos con bastante acierto. La gran selección de estilos pueden sonar en plena progresión según avanza el día desde Jazz Clásico, Chill Out de nueva generación, Lounge, Smooth Jazz Neoyorquino, Voces de Crooner, Soul, Funk, y eso punto más elevado de Deep House, Soulful House, Nu Disco o Indie, con los destellos y contrapunto de sonidos relax o Lounge.

Para definir una línea musical a medida hay que destacar la uniformidad, algo difícil de conseguir teniendo en cuenta que los temas son muy diversos y han sido compuestos por grupos o artistas diferentes. Temas de agradable escucha, sin hueso, que fluyen discreta, armónica y delicadamente.

La variedad de los temas, así como la maestría con la que están enlazados armónicamente los unos con los otros, nunca llevan a pensar que la selección esté dejada al azar, ni tampoco que este orden se establezca por razones comerciales. No hay un solo tema que rompa la armonía, da la impresión, tras la escucha, de que el único tema que se puede escuchar tras el que está sonando es justamente el que empieza a sonar. Un prodigio. Prácticamente, parece que la selección sea un solo tema que va variando, y no una suma de temas.

La atmósfera de sonidos es el decorado musical que conjuntamente con una buena imagen, servicio y diseño pueden configurar que el espacio aporte un toque de calidad y distinción que nos diferencie.

Hay ciertas inquietudes gastronómica-culturales, o cultural-gastronómicas, según se mire, y es que algo tan antiguo como comer con música, tiene su encanto. A veces incluso puede parecer un tanto chic, pero siempre gusta estar en un lugar que te haga sentir diferente.

Todos los lugares frecuentados por un público amante de los detalles incluyen entre sus atractivos la ambientación musical y a DJs que ponen buena música. Lugares originales, para gente que está al día, que habla de temas diferentes, luciendo sus últimos tendencias, mientras degustan un buen cocktail o prueban una original gastronomía. Es de vital importancia que como encargado del diseño musical sepa gestionar tanto nivel de exigencia dándole la misma importancia al decorado musical al decorado tradicional, al prestigio del chef y a la calidad del servicio.

Como seleccionador musical tengo un exquisito gusto y un inigualable olfato para incluir en mis selecciones algunos de los temas más bellos editados durante los últimos años. A esto hay que sumarle el talento para enlazarlos con bastante acierto. La gran selección de estilos pueden sonar en plena progresión según avanza el día desde Jazz Clásico, Chill Out de nueva generación, Lounge, Smooth Jazz Neoyorquino, Voces de Crooner, Soul, Funk, y eso punto más elevado de Deep House, Soulful House, Nu Disco o Indie, con los destellos y contrapunto de sonidos relax o Lounge.

Para definir una línea musical a medida quiero destacar la uniformidad, algo difícil de conseguir teniendo en cuenta que los temas son muy diversos y han sido compuestos por grupos o artistas diferentes. Temas de agradable escucha, sin hueso, que fluyen discreta, armónica y delicadamente.

La variedad de los temas, así como la maestría con la que están enlazados armónicamente los unos con los otros, nunca llevan a pensar que la selección esté dejada al azar, ni tampoco que este orden se establezca por razones comerciales. No hay un solo tema que rompa la armonía, da la impresión, tras la escucha, de que el único tema que se puede escuchar tras el que está sonando es justamente el que empieza a sonar. Un prodigio. Prácticamente, parece que la selección sea un solo tema que va variando, y no una suma de temas.

… y lo que importa es, una atmósfera agradable, pero que sea con buena música.